Te damos las claves para acudir a ese evento tan especial luciendo perfecta y que puedas disfrutar de tus amigos y familia como mereces.
Rituales de Belleza

La invitada perfecta

Una amiga de la infancia, tu hermana o tu cuñada decide… ¡casarse! Y justo después de la alegría inicial tras recibir la noticia, no tardas en empezar a pensar qué vestido ponerte, qué tiempo hará… Pero enseguida te preguntas: ¿qué pasará con mi piel?, ¿conseguiré que llegue adecuadamente cuidada para el evento?, ¿lucirá luminosa y sana?

Hoy te damos las claves para acudir a ese evento tan especial luciendo perfecta y que puedas disfrutar de tus amigos y familia como mereces.

Así que, si el tiempo se te ha echado encima, los cuidados que te proponemos no te llevarán demasiado y con ellos conseguirás una piel resplandeciente y sana.

Antes de iniciar los cuidados de tu rostro, recuerda los siguientes consejos:

  • Descansa de manera adecuada la noche anterior.
    • Parece una obviedad, pero el descanso y la relajación muscular facial son fundamentales para que los procesos fisiológicos de regeneración trabajen de modo correcto. Sabemos que el estrés puede desempeñar un papel negativo en nuestra piel, así que tómate la tarde libre y descansa.
  • No realices tratamientos abrasivos.
    • Podemos querer realizar un tratamiento de limpieza profunda para favorecer la penetración de principios activos. Sin embargo, también sabemos que dichos tratamientos pueden provocar irritación y descamación. Si disponemos de tiempo, no sería problema; de hecho, es incluso adecuado. Pero la boda es justo mañana…, así que no improvisemos.
  • Adecúa la temperatura de tu habitación.
    • Descansar en un ambiente demasiado húmedo o seco, e incluso con demasiado frío o calor, puede afectar negativamente a tu piel. Así que ajusta tu termostato en 21 ºC y duerme plácidamente.

Después de haber dormido y tras sentirnos recuperadas, os presentamos nuestro ritual para conseguir ser la invitada perfecta:

  1. Limpia tu piel de forma suave:
    • Utiliza un jabón hipoalergénico suave y ajusta la temperatura del agua hasta conseguir que esté tibia. No frotes con demasiada fuerza, lo justo para eliminar las impurezas de la piel.
    • Te recomendamos realizar una exfoliación muy suave en la ducha la noche anterior y aplicar un tratamiento hidratante nocturno de duración mayor, para que tu piel quede cuidada durante las horas de descanso.
    • Recuerda que la limpieza solo nos servirá como vehículo para la hidratación posterior.
  2. Hidrata tu rostro de forma activa y profunda:
    • Esta fase es la más importante del tratamiento. Aportará ese plus de luminosidad que requerimos justo antes del evento.
    • Te recomendamos un tratamiento exprés mediante ampollas flash que contengan nutrientes esenciales de acción inmediata como la vitamina C o los proteoglicanos.
    • Además puedes asociarlo a emolientes que aporten una hidratación profunda de las capas más internas de la piel y relajen las líneas de expresión.
    • Cuida especialmente la hidratación del contorno de tus ojos mediante productos adecuados.
  3. Utiliza un maquillaje adecuado:
    • Tras la hidratación, deja reposar tu piel durante unos minutos. Relájate y culmina el ritual escogiendo productos adecuados para tu fototipo de piel.
    • Deben ser productos que favorezcan de forma natural tu piel, que ya hayas probado antes, con bases hidratantes y con factores de protección
  4. ¡Disfruta del evento!
    • Y… ¡ya está! Lista para esa boda tan especial. No te olvides de sonreír y de saborear cada instante y cada momento de felicidad que estés cerca de los tuyos.

Post anterior Post siguiente

También te puede gustar

No hay comentarios

Dejar una respuesta