Una correcta y variada alimentación es fundamental para ayudar al organismo en el proceso de hidratación y protección de la piel ante la radiación solar.
Nutrición

Alimentos que ayudan al bronceado

Una correcta y variada alimentación es fundamental para ayudar al organismo en el proceso de hidratación y protección de la piel ante la radiación solar.

Dependiendo de qué elementos aportemos a nuestra dieta, podremos influir directamente en la pigmentación de nuestra piel, y acelerar y prolongar nuestro bronceado. Cabe decir que el aporte de melanina a nuestra piel debe ser progresivo y siempre bajo una correcta protección solar, escogiendo el factor adecuado a tu fototipo de piel.

¿Qué sustancias promueven el bronceado?

El proceso de bronceado comienza con la estimulación solar de la radiación ultravioleta A (UVA) y B (UVB) de la superficie cutánea. El organismo, para protegerse de los efectos dañinos de la radiación, estimula a los melanocitos de la capa basal de la piel para que sinteticen melanina. Este pigmento nos protege de la oxidación y rotura de las cadenas de ADN de nuestras células y es la razón por la cual nuestra piel se broncea.

  • Ácidos omega 3: fomentan la hidratación, la firmeza y la elasticidad de nuestra piel, puesto que son el elemento fundamental para que las estructuras epidérmicas se regeneren.
    • Las nueces, el salmón y las sardinas los contienen.
  • Antioxidantes: vitaminas A, C y E. Neutralizan los radicales libres, protegen del sol y ayudan a reparar los daños en la piel.
    • Vitamina A:
      • Retinoides (de origen animal): se encuentran en los lácteos como la leche, el queso o el yogur y en los huevos; también en el marisco como las gambas o las almejas, y en el pescado como el salmón, las sardinas, el atún o el bacalao.
      • Carotenoides (de origen vegetal): los hallarás en las zanahorias, principalmente, y en vegetales como el boniato, las espinacas, la col y la calabaza.
    • Vitamina C: fortalece el sistema inmunológico y el tejido conectivo. También degrada la histamina, muy importante en la aparición de reacciones alérgicas.
      • Está presente en cítricos como la naranja o el limón; también en hortalizas como los pimientos, el brócoli y la coliflor, y además, en frutas como las fresas, el kiwi, la piña, el pomelo y los tomates.
    • Vitamina E: los tocoferoles protegen la piel de los rayos UVB, de los radicales libres y de agentes libres contaminantes que pueden afectarla.
      • Se encuentra en aceites vegetales, frutos secos (almendras) u hortalizas como la espinaca o el brócoli.

Cambios en tu dieta

Si aumentamos la ingesta de los elementos antes descritos, fomentaremos una dieta dirigida a que nuestra piel obtenga los mayores beneficios de la radiación solar atenuando sus efectos negativos.

Os proponemos varias alternativas dentro de un menú diario para que las incorporéis, ya que así fomentaréis la síntesis de melanina y cuidaréis vuestra piel:

  • Desayuno:
    • Zumo de naranja, mango o zanahoria.
    • Cereales integrales.
  • Media mañana:
    • Tostadas integrales con mermelada de frutas o queso fresco.
    • Piña o pomelo.
  • Almuerzo:
    • Ensaladas de tomate, brócoli, espinacas y atún.
    • Gazpacho.
    • Bacalao o merluza con tomate.
  • Media tarde:
    • Melocotón o kiwi.
    • Yogur con nueces.
  • Cena:
    • Puré de calabaza o zanahoria.
    • Salmón o atún a la plancha.
    • Yogur con fresas.
  • Incluye en tu dieta un mayor aporte de agua e intenta llegar a los 2-2,5 litros por día. No consumas bebidas diuréticas (tés, infusiones, etc.), ya que podrías requerir un mayor aporte de agua para compensar las pérdidas.

Post anterior Post siguiente

También te puede gustar

No hay comentarios

Dejar una respuesta